jueves, 9 de mayo de 2013

Tú, ti, te, contigo.

Je t'aime o como se diga querer
con la voz entrecortada,
que es como yo te quiero.
Así como el incesante cambio
siempre humilde de los girasoles,
contorsionando todo el cuerpo
-y lo que de mi alma queda-
a tu luz,
sin estragos
ni palabras,
para hundir finalmente la cabeza
en la noche oscura del tiempo
con un nudo entre las lágrimas
y la sonrisa desnuda.

lunes, 6 de mayo de 2013

Música, magia.

Puede que no me guste tanto la gente como al resto del mundo. Es como si ese resto del mundo mundial estuviera enamorado de sí mismo. ¿Qué clase de ego hay que tener para creer que has sido creado a imagen y semejanza de Dios? A ver, sacarse de la manga eso de que Dios tiene que ser como nosotros... por favor. El día que descubran vida extraterrestre será un cataclismo para el ser humano, porque ya no seremos el centro del universo. A veces pienso que hay animales mejores que las personas; aunque hay excepciones.

Otras veces, cuando no estoy, me basta con poner música. O la pongo yo, o la pongo yo. Entonces es cuando soy capaz de reflejar la situación de mi alrededor, y la convierto en algo positivo. Lo que me gusta de John Lennon y de Elvis Presley es que son muy inseguros, y para mí eso es lo que demuestra que son artistas total y completamente humanos. En cualquiera de sus discos, sobre todo en los peores, se nota su inseguridad. Eso es algo que los "artistas" de hoy en día no transmiten. Están ocupadísimos sumidos en su ego.



miércoles, 1 de mayo de 2013

Para ti, pequeño, por si lees esto.

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca. Voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta con cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar. Hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.